The Importance of Packaging

Al producir toneladas de desperdicios al año, se intensifica la polución medioambiental. Son los plásticos y los materiales no reciclables los que más favorecen esta situación. Como la producción de desperdicios va en aumento cada año, es necesario encontrar una solución. Hoy en día, una serie de supermercados y tiendas que no producen residuos abren sus puertas para cualquier tipo de empaquetado. Sin embargo, ¿es esto lo correcto? El siguiente artículo abarca todos los aspectos de las tiendas que no generan residuos y afirma por qué el empaquetado sigue siendo algo importante e indispensable.

En muchas ciudades europeas y estadounidenses, han viajado al pasado gracias al impulso de las tiendas que no generan residuos, en las que la gente puede llevar sus propios recipientes. Sin embargo, estas no son, ni mucho menos, algo del siglo XXI. El principio de no dejar desperdicios se remonta a muchos años antes. Antes de que el plástico se convirtiera en uno de los materiales de empaquetado más comunes, lo normal era que cada cliente llevara su propio recipiente, pesara la comida que quisiera y se la llevara a casa. Las tiendas de hoy en día que no generan desperdicios funcionan de una forma parecida. Los consumidores pueden comprar sus alimentos llenando sus propios recipientes con alimentos sin empaquetar almacenados a granel. Si al consumidor se le olvida traer su propio recipiente, puede comprar uno en la tienda.

Las ventajas de los alimentos sin empaquetar son evidentes: reducción de desperdicios alimentarios (ya que solo se compra lo necesario), conservación de los recursos mediante la reducción de materiales de empaquetado en la cadena de distribución, y la reducción de desperdicios de materiales mediante la reutilización de envases. Las condiciones de vida diversificadas han estado influyendo el comportamiento del consumidor con los años. Las personas que viven solas, las pausas para comer acortadas y la poca motivación para preparar un plato son solo algunos de los motivos por los que cada vez más consumidores optan por la comida rápida. Comerse una ensalada ya preparada es cómodo, pero también genera muchos desperdicios. Por ello, los supermercados sin empaquetado son la nueva forma de vivir una vida sin generar desperdicios.

Sin embargo, muchos olvidan que el empaquetado es importante, pues cumple tres funciones principales: seguridad, logística y marketing. Protege los alimentos y otros productos de la suciedad y los daños. Por ello, apenas hay proveedores dispuestos a transportar sus productos sin empaquetar. Aunque puede que los proveedores locales no vean el problema en la comida sin empaquetar, resulta casi imposible para los mayoristas el transporte de productos no empaquetados. Sobre todo, en lo que respecta al almacenamiento, es necesario que los productos estén empaquetados de forma que aseguren un almacenamiento seguro. Para evitar el moho y la pérdida de calidad, el empaquetado suele ser algo inevitable. Desde la perspectiva del marketing, es importante que la comida esté envuelta un envase especial. El empaquetado no solo llama la atención del cliente, sino que también es una forma de identificar el producto. Tanto los responsables de marketing como los consumidores dependen de envases apreciables, ya que resulta importante distinguirlo de entre una variedad de productos distintos.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, no es de extrañar que casi ningún miembro de la cadena de distribución tenga interés en eliminar el empaquetado. Los expertos predicen que los supermercados que no generan desperdicios no se convertirán en el principal centro de compra, sino más bien en una prometedora oportunidad de silenciar la conciencia. Resulta evidente que estos supermercados no son la solución anticipada de reducir desperdicios. Es más bien una cuestión de si el empaquetado en sí podría ser la solución. Hoy en día, el principal problema con respecto a los desperdicios es que una gran cantidad de materiales de empaquetado no son reciclables ni se pueden desechar. Por ejemplo, el papel de regalo contiene materiales extraños como revestimiento de aluminio. Un solo envase de yogur contiene alrededor de 600 productos químicos, como estabilizadores de UV, antioxidantes y sustancias de preservación para que dicho envase sea ligero y refractario. Son componentes que hacen que el material de empaquetado no sea reciclable.

La sostenibilidad medioambiental y el negocio no suelen ir de la mano. Los supermercados sin empaquetado pueden ser un buen paso para una persona que viva sin generar desperdicios, pero no son adecuados para las mases. En su lugar, los problemas relacionados con los desperdicios tienen que resolverse de otra forma. Por ello, la investigación y los avances en tecnología son necesarios para encontrar mejores materiales reciclables de empaquetado que también tengan ventajas para el negocio. Ya existen muchos materiales reciclables distintos, pero los consumidores y los fabricantes deben empezar a usarlos. Al final, supondrán una ventaja para todo el mundo.

Referencias:

https://www.theguardian.com/lifeandstyle/shortcuts/2017/aug/31/back-to-the-future-the-zero-waste-supermarket

https://www.beunpackaged.com/

http://www.pfree.co.uk/tag/unpackaged-food/

https://www.zeit.de/wirtschaft/2018-03/plastik-verpackungen-oekodesign-michael-braungart-interview